Home
Home


ALEMANIA, EL PRIMER OBJETIVO MARXISTA
                          

Vladímir Ilich Uliánov, "Lenin"    
    
Vladímir Ilich Uliánov,


(01)
En el siglo IXX
(02) Los iluminados de Baviera
(03) Fuentes.
(04) Artículos relacionados.


En el siglo IXX

En la segunda mitad del siglo IXX, mientras que en Rusia se abrían paso las doctrinas revolucionarias marxistas, el Imperio Alemán resurgía en 1871 forjado en la victoria de Sedán, bajo Guillermo I.

Este segundo Reich era la cúspide de fuerzas cuya inquietud brillaba precisamente entonces en diversas ramas del saber: Goethe en la literatura; Beethoven, Mozart y Wagner en la música; Kant y Schopenhauer en la filosofía; Von Moltke en la milicia; Kirchhoff y Bunsen en la física y la química, y Nipkow en la mecánica.

Sin embargo, en el campo de la política el alemán no tenía nada nuevo bajo la férrea forma de su imperio, y esto hizo creer a los propulsores del marxismo que sería fácil asentar en Alemania la primera base de la «revolución mundial».

En efecto, KarI Marx (originalmente llamado Kissel Mordekay) y su compatriota Frederik Engels, quisieron que el marxismo se materializara en régimen político primero en Alemania y después en Rusia.

En su «Manifiesto Comunista» de 1848, ambos especificaron:

«A Alemania sobre todo es hacia donde se concentra la atención de los comunistas, porque Alemania se encuentra en vísperas de una revolución burguesa y porque realizará esta revolución en condiciones más avanzadas de la civilización europea y con un proletariado infinitamente más desarrollado».

Pero un año después de publicado el Manifiesto Comunista, el marxismo sufrió un golpe inesperado en Alemania.

Su primer intento para apoderarse de las masas proletarias fracasó en junio de 1849. La disciplina y el nacionalismo inculcados por la milicia eran una barrera ante la revolución internacionalizada del marxismo. El general Helmuth von Moltke señalaba que esa «cólera moral» fascinaba a los demócratas y se extendía por toda Europa reclutando en sus filas «abogados, literatos y tenientes echados del servicio».

En 1864 Marx fundó la Primera Internacional para impulsar la agitación internacional, particularmente en Alemania y Rusia.

El comunismo anhelaba el control de Alemania por sus capacidades industriales y guerreras y el de Rusia por sus vastos recursos naturales y humanos.


Los iluminados de Baviera

Ya en 1.776 el judío-alemán Adán Weishaupt había creado la secta masónica de los Iluminados de Baviera, que con el señuelo de dar el dominio político mundial a los germanos pretendió utilizarlos para extender todos los principios que más tarde aprovechó Marx en sus teorías. Pero esta secta fue prohibida y no alcanzó sus metas en Alemania, aunque sí fue uno de los movimientos precursores de la Revolución Francesa («Revolución Mundial».- Nesta H. Webster.)

Más tarde, Lenin insistía en el sueño de Weishaupt y de Marx y les decía a sus legionarios que la tarea inmediata era «unir el proletariado industrial de Alemania, Austria y Checoslovaquia con el proletariado de Rusia creando así una poderosa combinación industrial y agraria desde Vladibostock hasta el Rhin».

Y varios intentos se realizaron con este objeto. «Lenin dijo un día [«Hitler Contra Stalin». — Víctor Serge, marxista.] que si era preciso sacrificar la revolución rusa a la revolución alemana, que representaba muchas más probabilidades de buen éxito, no dudaría en hacerlo. Las riquezas agrícolas de Rusia y las riquezas industriales de Alemania formarían una potencia gigantesca».

El propio Lenin dijo también al general Alí Fuad Bajá, primer embajador turco en la URSS:

«Si Alemania acepta la doctrina bolchevique me trasladaré inmediatamente de Moscú a Berlín. Los alemanes son gente de principios y permanecen fieles a las ideas una vez que han aceptado su verdad. Proporcionarán un medio mucho más favorable para la propagación de la revolución mundial que los rusos, cuya conversión exigirá mucho tiempo»[«Memorias».Franz Von Papen.]

Pero el arraigado patriotismo del alemán era un obstáculo para eso.

Nota aclaratoria:

Esto es historia documentada. La transcripción es textual, y no necesariamente implica aceptación, aprobación o coincidencia con lo expresado por cada uno de los autores o documentos transcriptos.
(Ver Nota aclaratoria)


Fuentes:

- Salvador Borrego. Derrota Mundial, p.40.
- www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- Desde el Rhin a Vladivostok
- Revolución francesa
- Revolución rusa
- Rusia antes, durante y despes de la revolución
- El enemigo invisible (Segunda guerra mundial)
- El enemigo invisible (Segunda guerra mundial)
- Ayuda capitalista (Tratadp de Rapállo)
- Los 30.000 muertos de Rotterdam (Segunda guerra mundial)
- Bom.bareo a objetivos civiles (Segunda guerra mundial)
- La puerta de escape abierta (Segunda guerra mundial)
- En las puertas de Moscú. 1941 (Segunda guerra mundial)
- Prisioneros rusos campana de 1941 (Segunda guerra mundial)
- Dresden 1945 (Segunda guerra mundial)
- La toma de Berlín (Segunda gerra muncial)



Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLeonardo Castagnino
Historia


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio