Home
Home


PROPUESTAS DE PAZ
                          

Adolfo Hitler.    
Adolfo Hitler


(01) Propuestas de paz
(02) Fuentes.
(03) Artículos relacionados.

Después del cerco de Flandes, que liquidó a seis ejércitos aliados, Francia quedó sola. La superioridad numérica de los aliados había sido eliminada. Y restaban 65 divisiones francesas ante cerca de cien divisiones alemanas. El resultado era ya visible e inevitable.

Los dos grupos de eiércitos de Von Bock y de Von Rundstedt reanudaron la ofensiva en el norte de Francia el 5 de junio. Para el día 10 toda la línea defensiva francesa, llamada Weygand, se había derrumbado. El día 14 el 18 ejército de Von Küchler recibía la rendición de París.

(El 10 de junio Mussolini habla declarado la guerra y lanzado 32 divisiones por los Alpes, pero casi no hubo combates ni avances en ese sector).

Francia, con el mariscal Petain a la cabeza, hizo la paz. Hitler no le pidió la flota, ni el territorio de Alsacia y Lorena que antes se habían disputado Francia y Alemania. Sólo pidió la ocupación temporal de la costa francesa, esencial como base aérea y marítima mientras durara la guerra con Gran Bretaña. Toda la política alemana sobre Francia giraba alrededor de la reconciliación. Para enfatizarlo, Hitler fue a visitar a Petain. Ni procesó ni colgó a quienes le habían declarado la guerra.

Winstón Churchill y toda la información cablegráfica internacional llenaron de improperios al gobierno francés porque había hecho la paz. Roosevelt amenazaba a Petain para que no aceptara la alianza anticomunista que Hitler le proponía.

Winston Churchill

Días antes de que terminara la lucha en Francia el Presidente Roosevelt ya había dirigido (10 de junio) un mensaje. al gobierno francés exhortándolo a continuar la guerra y prometiéndole mayor ayuda de armamento. Tres días después Roosevelt había enviado un segundo mensaje insistiendo que se continuara la guerra, y anunciaba que pronto remitiría más aviones, tanques y municiones.

La opinión pública americana no quería ni entrar en la guerra ni que la guerra se prolongara, pero Roosevelt se mostraba extraordinariamente empeñado en atizar la hoguera. Acerca de esto Hitler le pidió su opinión a Colin Ross, experto alemán que estudiaba desde hacía años los asuntos norteamericanos, y Ross le repuso que era "el monstruoso poder de la judería que con su habilidad realmente fantástica y una realista ciencia de la organización lleva la lucha contra todo lo que es alemán y nacionalista". La acción de Roosevelt en Varsovia, en Londres y en París "daba una idea de las maquinaciones de la camarilla judía, cuya influencia a través de Morgan y Rockefeller llegaba hasta Roosevelt".

En Londres, con Churchill, ocurría algo muy semejante a lo que sucedía en la casa Blanca con Roosevélt, pero Hitler confiaba en que los políticos auténticamente americanos, auténticamente ingleses, lograrían al cabo prevalecer sobre las camarillas que no buscaban el bien de Inglaterra ni el de Estados Unidos, sino la defensa del marxismo asentado en la URSS.

Desde el 20 de mayo, cuando el triunfo sobre Francia se hizo evidente, Hitler comenzó a trabajar en un tratado de paz para Inglaterra y Francia. El 14 de junio hizo público su deseo de paz y reconciliación a través de una entrevista publicada en el "Journal American" de Nueva York. Entonces estaba por concluir la lucha en Francia.

Días después, el 28 de junio, el Papa Pío XII dirigió un mensaje confidencial a Hitler, a Mussolini y a Churchill, ofreciendo su mediación para "una paz justa y honrosa". Hitler aceptó la mediación y hablando públicamente ante el Reichstag, en un discurso radiodifundido a todo el mundo, dijo el 19 de julio (1940):

"De Inglaterra no oigo más que un solo grito, que no es el del pueblo, sino el de sus políticos: que la guerra debe continuar. Yo no sé si estos políticos tienen ya una idea exacta de lo que significará la prosecución de la lucha6Mister Churchill acaso debería creerme, por una vez, cuando predigo que un gran imperio será destruido, un imperio que yo jamás he tenido intención de destruir, ni siquiera de de debilitar”.
,'En esta hora, creo que tengo el deber ante mi conciencia de hacer un llamamiento una vez más a la razón y al buen sentido en Gran Bretaña y en otros sitios. Me considero en condiciones de hacer este llamamiento porque no soy el vencido que mendiga favores, sino el vencedor que habla en nombre de la razón. Yo no veo ningún motivo para prolongar esta guerra”.


Pero Churchill no aceptó la mediación del Papa ni el llamado de Hitler.

El rey de Suecia también ofreció mediar para iniciar negociaciones de paz y Churchill le dio una negativa brusca.

El duque de Windsor, ex rey de Inglaterra, que se encontraba temporalmente en España, dirigió una carta a su hermano Jorge Vl pidiéndole que hiciera le paz, pero Churchill bloqueó ese intento. El duque de Windsor le decía al ministro español de Relaciones Exteriores que si él hubiera continuado en el reino de Inglaterra no habría habido guerra. (Por eso lo habían atacado tanto hasta hacerlo dimitir).

Pío XII

Churchill admite en sus "Memorias" que "estaba preocupado" por los sondeos de paz que partían del Vaticano, de Suecia y de otros sitios y que prohibió a su embajador en Washington, Lord Lothian, que respondiera a las gestiones del encargado de negocios alemán. Roosevelt alentaba a Churchill pera continuar por ese camino.

Toda la propaganda internacional aparentemente anglobritánica consideraba monstruoso hablar de paz, se sabía hasta la saciedad que la URSS era enemiga de Occidente, de los pueblos inglés y norteamericano, pero la infiltración en el Gobierno de Washington y en el gobierno de Londres era hermana gemela de! grupo que dominaba en Moscú. Y sí Alemania quedaba con las manos libres en Occidente, el marxismo de la URSS sería arrasado indefectiblemente.

En esos días la URSS acababa de invadir y ocupar por la fuerza a los pequeños países de Estonia, Letonia v Lituania, tendiendo así un brazo armado hacia el noreste de Alemania. Luego invadió parte de Rumania, tendiendo otro brazo amenazador por el sureste de Alemania. Ni en Londres ni en Washington le reprocharon al régimen soviético esas agresiones. Por el contrario, Churchill le envió a Stalin una carta personal el 25 de junio para “estrechar más sus relaciones confidenciales", según admite en sus Memorias.

Respecto a los esfuerzos de Roosevelt por impedir que Alemania quedara con las manos libres para atacar al marxismo, el general Friedrich Von Bötticher, agregado alemán a la embajada en Washington, comunicaba al Alto Mando:

Franklin Delano Roosevelt

"Intérprete de los judíos que dirigen a las grandes masas americanas, especialmente francmasones, Roosevelt quiere que Inglaterra continúe combatiendo y que la guerra se prolongue. El grupo de Lindbergh está advertido de esta maniobra y trata al menos de oponer obstáculos a la fatal influencia de los judíos sobre la política americana. El elemento judío controla actualmente las posiciones clave de las fuerzas armadas americanas, tras haber colocado, en estas últimas semanas, en los puestos de Secretario de Estado para la Guerra, de Subsecretario de Estado para la Guerra y de Secretario para la Marina, a individuos de segunda fila, y haber puesto junto al Secretario de Estado para la Guerra, en calidad de secretario, a un judío conocido y muy influyente, el coronel Julius Ochs-Adler... El elemento judío y Roosevelt temen (de Lindbergh) su espiritualidad y, sobre todo, su superioridad moral y su pureza".

Con la guerra en Occidente se trataba de salvar a la URSS y por eso se estrellaban todos los esfuerzos pacifistas de Hitler. Entonces la propaganda presentaba como monstruoso hablar de paz, al contrario de lo que sucede ahora, que se levantan coros mundiales de paz cada vez que en Occidente se intenta detener al marxismo.


Nota aclaratoria:

Esto es historia documentada. La transcripción es textual, y no necesariamente implica aceptación, aprobación o coincidencia con lo expresado por cada uno de los autores o documentos transcriptos.
(Ver Nota aclaratoria)

Fuentes:

- Salvador Borrego. Infiltracion mundial. p.107
- www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- Propuesta de Paz de Pío XII
- Traición de Wilson
- Traición de Roosevelt
- Traición de Truman
- Traición de Einsenhower
- Traición de Churchill
- Traición de De Gaulle
- La profesia de Goebbels.


Ver en el indice más Historia Argentina.



Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLeonardo Castagnino
Historia


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio