Home
Home


SAVITRI DEVI MUKHERJI: TARDE O TEMPRANO, VENCERÁ
                          

Savitri Devi Mukherji


(01) Tarde o tempreano, vencerá
(02) Fuentes.
(03) Artículos relacionados.


Tarde o tempreano, vencerá

Finalizada la I Guerra Mundial, ascendió de entre una Alemania rota, el hombre determinado por el destino para inspirar una fuerza, un nuevo orgullo, una nueva energía vital llena de alegría; y no solo para su propio pueblo, sino para la élite racial del mundo entero; el más grande europeo de todos los tiempos: Adolf Hitler.

Solo, sin ningún tipo de riqueza, sólo con el amor de su gran corazón, una voluntad invencible y una inspiración y sabiduría eterna; sin otra fuerza que el pujante poder de la verdad…consumó aquello que ningún otro hombre pudo haber soñado…una supercivilización, materialmente en orden en la que cada ser humano, simultáneamente, estaba poseído de una fe del más alto valor, y era absolutamente consciente del verdadero sentido de la vida. Algo así no se había dado todavía nunca, ni siquiera en la antigüedad, donde se dio el primer paso hacia un nuevo orden en Europa, la Alemania nacionalsocialista, la precursora de una nueva “época de la verdad” en la evolución del mundo.

De haber surgido victoriosa de la II Guerra Mundial y de haberse extendido el sueño de Hitler a toda la esfera terrestre; o si no hubiese tenido lugar la guerra, y la Idea hubiese ido ganando lenta y firmemente terreno, mediante la única fuerza de la llamada a las élites del mundo, ¡que lugar maravilloso hubiese devenido esta planeta!

Los seres humanos fueron demasiado tontos y demasiado vulgares para captar la belleza de este sueño. El mundo, la raza aria misma en su mayoría, rechazaron el regalo del genio y el amor de Hitler y le pagaron con el más oscuro desagradecimiento…Ni uno sólo en la historia ha sido tan mal interpretado, tan sistemáticamente falseado y, sobre todo, contra ningún otro se incitó a un odio tan extendido.

Pero ahora, en cualquier caso, las herramientas de la falsificación han conseguido su deseo. La orgullosa y bella Alemania nacionalsocialista yace en escombros; cientos de dirigentes colaboradores de Hitler están muertos. Y los millones que hace sólo un par de años le admiraban jubilosamente, casi con adoración, han sido transformados en mudos.

“Este es un país con miedo”, fueron las palabras que en 1948, en el Sarre, me fueron dirigidas, como expresión de la situación general en la Alemania ocupada.

Pero la creencia nacionalsocialista, que se basa en verdades que son tan antiguas como el sol, no podrá ser destruida por nadie. Vivo o muerto, Adolf Hitler no puedo morir nunca. Y tarde o temprano, su espíritu vencerá.

Savitri Devi Mukherji (*)
(*) Maximiani Julia Portas (1905-1982), escritora francesa conocida por el pseudónimo literario Savitri Devi.

Desde joven se destacó por su brillante capacidad intelectual. Cursó estudios en Química y Filosofía sobresalientemente y realizó su Tesis doctoral sobre La Filosofía de la Ciencia.

Ejerció la docencia eventualmente y hablaba 7 idiomas, incluyendo el hindú y el bengalí. Sus convicciones políticas eran pan-helénicas, hasta tal punto que en 1928 renunció a su nacionalidad francesa, nacionalizándose en Grecia. En 1938 se casó con un brahmán hindú, Sri Asit Krishna Mukherji, miembro de una casta elevada, editor de la revista The New Mercury, que contaba con el apoyo de la embajada alemana nacionalsocialista.

Nota aclaratoria:

Esto es historia documentada. La transcripción es textual, y no necesariamente implica aceptación, aprobación o coincidencia con lo expresado por cada uno de los autores o documentos transcriptos.
(Ver Nota aclaratoria)


Fuentes:

- Opiniones N.H.p.107
- www.lagazeta.com.ar

Copyright © La Gazeta Federal



Ver notas relacionadas:

- Harry Elmer Barnes
- Finkelstein. El holocausto
- Daniel Goldhagen. El anti-semitismo
- La profecia de Goebbels
- El conductor
- Henry Willamson: "el pacifista"
- Holmes John: "el milagro"
- Quigley Carroll y la revolución económica

Fuente: www.lagazeta.com.ar

Compartir en:



La Gazeta FederalLeonardo Castagnino
Historia


HomeLa Gazeta Federal
en facebook



Inicio